viernes, 23 de diciembre de 2016

PARAGUAY EL PAÍS MÁS DEMOCRÁTICO DE AMÉRICA EN SU FUNDACIÓN

23-12-2016

En estos días, con este asunto de las elecciones en USA, aprendimos algo sobre su sistema de gobierno, que no se ha modificado desde que los padres fundadores de la Constitución y su república decidieron que sea así: el sistema indirecto, por electores. O sea que la tan mentada democracia norteamericana, que ellos difunden y buscan imponer en el mundo, directa e indirectamente con su apoyo a opositores a veces de izquierda, a veces de derecha y hasta a extremistas fundamentalistas, ELLOS NO LA PRACTICAN; porque el sistema norteamericano está visto que no es una democracia plena y directa, es una SEMIDEMOCRACIA, algunos la definen como plutocracia, que sería el gobierno de unos pocos o los más ricos y destacados vecinos o ciudadanos; o sea que ellos pretenden para los demás lo que jamás ellos harían: DEJAR QUE EL PUEBLO DECIDA DIRECTAMENTE QUIÉN VA A SER SU PRESIDENTE.
Quede claro que su forma de gobierno no me parece mal, todo lo contrario, lo que me parece mal es que busquen imponer el caos, la anarquía, el populismo y hasta dictaduras teocráticas con la excusa de democratizar el mundo; lo que conlleva que, al revés de ellos, en estos países no se pueda consolidar una oligarquía o plutocracia realmente nacional, por supuesto que esto es muy conveniente a sus intereses, y no hace falta ser muy perspicaz para darse cuenta que los adelantados de esta política proyanqui son justamente aquellos que gritan "abajo el imperio" o se proclaman “antiimperialistas”.
Es importante entender esto, ya que los grupos autodenominados "progresistas", profundamente ideologizados, son los que arruinan las economías, pauperizan la cultura y no permiten que se consolide una clase social, de trabajo y emprendedora, que pueda elevar el estándar de vida de la nación y la proyecte más allá de sus fronteras.
Bien, esta introducción vale para la transcripción que pongo más abajo, para que vean que nuestros padres fundadores de la República del Paraguay también tuvieron un criterio similar a aquellos norteamericanos, y me atrevería a decir que su postura fue aún más democrática que los del norte, al realizar estos una convocatoria a asamblea, para su época multitudinaria, con vecinos del interior de la provincia, para decidir su forma de gobierno apenas transcurridas dos semanas de la revolución que depuso al antiguo régimen español. Y que si no tuvimos continuidad como ellos, fue gracias a que supieron estos muy hábilmente, ya sea con los grupos mencionados arriba o vía logias secretas, apoyando a una clase en extremo corrupta o corrompible, trastocar y arruinar permanentemente cualquier atisbo de desarrollo auténticamente soberano y nacional que les pueda hacer competencia.
Transcribo la histórica acta:
“En la ciudad dela Asumpcion del Paraguay a veinte y ocho de Mayo de mil ochocientos once los Señores Governador Yntendente Don Bernardo de Velasco, y Consocios Doctor Don José Gazpar de Francia y el Capitán Don Juan Baleriano de Zevallos y el Señor Comandante del Quartel General dela Plaza Capitán Don Pedro Juan Cavallero dixeron: Que habiendo conseguido con sus oportunas Providencias conserbar el sociedo y tranquilidad dela Provincia: Era ya conveniente disponer la celebración dela Junta general, consiguiente alo que tenían acordado en conformidad delos Oficiales y demás Tropas aquarteladas en esta Plaza según se notició al Público por medio del Bando de diez y siete del corriente con el justo fin de establecer el régimen y govierno que deba observarse en adelante y comentar la forma de unión y relaciones que esta Provincia haya de tener con la de Buenos Ayres; y aunque deseaban de quanto antes se verificase esta Asamblea, pero considerando que debían asistir a ella no solo los Diputados delas Villas y Poblaciones, más también muchos vecinos principales moradores en Campaña a larga distancia: Señalaban el día diez y siete del siguiente mes de Junio, acordando al mismo tiempo que los referidos Consocios de Govierno verificasen la citación y convocatoria por medio de Oficios y Esquelas, y finalmente que debiendo formarse Expediente de todo lo ocurrido en el particular se agregue este Auto a las contestaciones Oficiales que antecedieton entre los Señores Governador y Comandante del Quartel con los Bandos publicados en su razón para su conocimiento y constancia en todo tiempo. Así lo acordaron proveyeron y firmaron de que doy fe.
Bernardo de Velasco; Doctor José Gaspar de Francia; Juan Baleriano de Zevallos; Pedro Juan Cavallero. Ante mí: Jazinto Ruiz, escribano público y de Govierno."

Fuente de la transcripción: Colección Doroteo Bareiro, "Dr. José Gaspar Francia", vol. I, p. 108-109, versión digital.


http://www.paraguaymipais.com.ar/opinion/paraguay-pais-mas-democratico-america-fundacion/

domingo, 11 de diciembre de 2016

¿POR QUÉ EL FMI TIENE TANTA MALA FAMA?

A principios de la década de 1990 llegó a la Argentina un funcionario de la famosa y antigua banca inglesa Baring Brothers, y el diario “La Prensa”, de Buenos Aires, envió a un periodista a entrevistarlo, lo que recuerdo claramente de la nota fue lo siguiente; el periodista le preguntó: “Dígame, ¿por qué ustedes tenían tanta mala fama en el siglo pasado?”, y el funcionario le respondió: “Porque éramos la única banca no hebrea”.
Con esa simple respuesta el funcionario dijo mucho; la mala prensa de la Baring era una cuestión de competencia económica que respondía a un poderoso cartel financiero que mayoritariamente manejaba los préstamos internacionales a Estados o naciones.
El ataque difamatorio, provenía de la prensa, la propaganda, la historia, el manejo político de la cuestión cultural; que indirectamente le decía a la Baring “no te metas en nuestros negocios que te destruiremos”; al final, pocos años después esta de disolvió, pero por otros motivos. Que se entienda que mi interés no es defender el accionar de la banca Baring sino tratar de entrever el juego de la banca internacional constatando que aquellos que la atacaban tampoco eran mejores.
Bien, como sabemos desde hace tiempo el FMI (Fondo Monetario Internacional) es denostado y desprestigiado, pero recordemos que este Fondo no es un banco, …es un fondo!; y tiene su página web donde brinda información sobre su actividad, a la cual aconsejo entrar y así conocer personalmente de qué se trata.
El FMI presta dinero a sus socios, los países que lo conforman (más de ciento ochenta), cuando tienen una emergencia, siendo los plazos para la devolución no muy largos y los intereses bajos, en algunos casos inexistentes para naciones en desarrollo. Los estados que reciben dichos préstamos deben devolverlos en pocos años, y si te prestan dinero en esa condición también es lógico que sean auditados por quien lo presta.
Pero para entender mejor lo que es un “fondo”, como el FMI, imaginemos un grupo de chacareros y estancieros, pequeños y grandes, digamos unos quinientos que un día se reúnen y deciden crear un fondo común de reserva para ayudarse mutuamente en casos de emergencia, y el capital del mismo sería integrado de acuerdo a la capacidad de cada uno: el que tiene 100 hectáreas pondrá $ 100, el de mil $ 1.000 y así sucesivamente; y las condiciones para recibir la ayuda, cuando uno de los socios lo solicite, un equipo de asesores, constate la emergencia y la capacidad de devolver el capital más un mínimo interés, supongamos del 2 o 3%, y en algunos casos 0% de interés. El plazo de devolución no excederia el tiempo de una cosecha o dos a lo sumo. Esta estrategia de rápido retorno es para que el fondo no se descapitalice, se recupere rápido y pueda asistir a otros agricultores cuando lo requieran.
Pues bien, este instrumento financiero, ¿a quiénes creen que perjudicaría o molestaría? Sí, acertaron, a la banca privada local; ya que con este tipo de autogestión, o autoayuda, sistema solidario, la banca que vive de los préstamos a dichos agricultores, a tasas mucho más altas, tasas usurarias, banca que cuando más necesitado estás más interés impone, o sea que te tira un salvavidas de plomo; esta banca indudablemente se vería perjudicada en su negocio, y si el ejemplo cundiera en otras partes sería un desastre: ¡tendrían que bajar los intereses! Además de no poder quedarse con muchos bienes ajenos por dos pesos, bienes que luego pueden venderlos o rematarlos a 100.
Entonces esta usuraria banca como respuesta al molesto fondo campesino. Implementaría las estrategias de atacar y criticar al organismo creado por la gente del campo y de alguna manera, a no dudar, vería de infiltrar de forma solapada a alguno de sus hombres para manejar, obstruir o desviar los intereses del grupo de manera de destruirlo internamente.
Pero la mala fama del FMI no proviene exclusivamente de afuera, sino también de adentro, de algunos de sus directivos (como es el sonado caso de Strauss Kahn, de extracción socialista y frustrado candidato a la presidencia de Francia y otros); directivos de gobiernos populistas que no hacen absolutamente nada por cambiar la imagen y explicar a la gente el sentido del Fondo y que toda la propaganda en su contra es un engaño mayúsculo.
Es claro entonces que hay directivos del FMI que son los quintacolumnistas de la banca privada y representan a gobiernos en muchos casos populistas, conducidos por demagogos y corruptos, que suelen negociar con dicha banca alguna “pequeña” participación por cada préstamo (de miles de millones de dólares) que solicitan; préstamos que nos hipotecan por varias generaciones.
Entonces, la respuesta a ¿por qué tiene tanta mala fama el FMI? es: porque es evidente que el Fondo perjudica a un sector financiero muy poderoso; igual que la vieja banca Baring que comenté al principio, y a quienes no les conviene que los Estados reciban ayuda de ningún tipo de Fondos solidarios.
¿Y cómo se defienden estos banqueros en la actualidad? Aquí entran a jugar los movimientos de izquierda progrepopulista que, consciente e inconscientemente, funcionan como ariete del sector de la usura internacional, quienes en las sombras se ve que son los que financian y manipulan muy exitosamente a los reaccionarios, fascistas e idiotas útiles, que perfectamente organizados, como en un baile sincronizado de la danza de los vampiros, con banderas del Che, de Lenin, de Castro, rostros cubiertos y palos, llevan alegremente a la ruina a sus naciones.
Por último, les diría a estos románticos nihilistas que gritan “¡abajo el FMI!” y afirman que acordar con el Fondo “¡es traición a la patria!”: que recurrir a un fondo común no es caer en manos de los buitres; que si no se dan cuenta que pedir prestado a banqueros al 8-10% es mucho peor que pedir al 2-3%… Y que entiendan que son justamente ellos, con su postura y actitud, los que traicionan los intereses de ese pueblo que dicen representar; que lo que están haciendo con sus protestas es engordar a los buitres… en fin, les diría lo que dijo un exfuncionario argentino: “¡Muchachos, no nos tomen por boludos!”.

sábado, 10 de diciembre de 2016

EL PROBLEMA NO ES LA REELECCIÓN

(11-2016)
En los países más adelantados, como EE.UU., Inglaterra, Italia y otros existe la reelección, y en algunos no solo por un período sino por todos los que el candidato aguante o le aguanten, tal es el caso de los primeros ministros, que mientras logren acuerdos parlamentarios pueden continuar en sus cargos, claro previa elección democrática que lo avale; así Margareth Thatcher estuvo tres períodos, Berlusconi no se sabe cuántos, etc.; porque al final es la gente la que decide, y aunque haya reelección esto no garantiza que el candidato continúe otro período. Es de destacar que en estos países los legisladores no salen de listas sábana, por tanto representan a los ciudadanos, a sus comunas, a sus estados o provincias.
El problema grave SÍ son las listas sábana, y de esto casi no se habla. El problema es la falta de democracia en la elección de legisladores, en los representantes del pueblo; también se debería limitar su reelección y continuidad; porque esto afecta a otro poder, el judicial, ya que el nombramiento de jueces y otros puestos importantes depende de estos. Como se aprecia de los dos poderes solo uno se puede decir que está elegido democráticamente, el Ejecutivo.
Si resolvieran hacer una constituyente para la reforma, que es lo que corresponde, no la enmienda, que en este caso sería claramente inconstitucional, este debería ser el primer problema a tratar, las listas sábana. Pero también hay otros no menos importantes, por ejemplo disminuir o eliminar una de las cámaras, ya que nuestro país es unitario y no federal, por tanto una sobra; además, los representantes deberían provenir efectivamente de los distintos departamentos, que son diecisiete, a tres por cada uno conformarían cincuenta y uno, acá sí el país estaría representado. Eliminar la figura del gobernador, junto a sus secretarios/as y asesores, ya que estos no gobiernan nada; repito, tenemos departamentos no provincias, por tanto no es lógico tener un “gobernador”; eliminar la figura del senador vitalicio, una burda copia del caso chileno, por el cual se protegió a Pinochet, acá funcionó para Rodríguez, pero hasta ahí nomás, ya es un abuso el que están haciendo con este asunto. También se debería acortar el mandato de cinco a cuatro años.
Como ven, la reelección es lo de menos; los problemas graves pasan por otro lado, pasan por el legislativo en donde hay diputados que no saben hacer la O con un vaso, además de borrachos, vividores del pueblo y falsificadores de patentes.


Rafael Luis Franco

viernes, 9 de diciembre de 2016

"La Pasión", de Mel Gibson

Un comentario de cine sobre un film que despertó polémicas mundiales, con algo de historia.


Si va a ver “La pasión de Cristo”,
de Mel Gibson, no compre pochoclos

Si usted aún no vio la película y piensa hacerlo le vale el consejo del título. Esta no es una película cualquiera, como las que Hollywood nos tiene acostumbrados. Esta obra va mucho más allá de lo que quizá pretendía el realizador. Es varias cosas a la vez: de amor, de lucha, de sufrimiento, histórica, de renunciamiento, de traición, de perdón, mística; cada espectador entenderá el mensaje a su manera.
Las escenas de violencia que muestra el filme, como ninguna película sobre la Pasión desarrolló antes, logran su cometido: despertar al espectador, conmoverlo, hacerle bajar la vista y sufrir con el personaje central.
Desde el primer instante el director crea un clima que atrapa y lo mete en la trama, y a su término usted no se dará cuenta que estuvo sentado más de dos horas. Pero ver esta película basada en los Evangelios, o sea en un hecho real, no es moco’e pavo; hay momentos en que uno instintivamente baja la mirada, casi por respeto, resultando difícil contener alguna que otra lágrima.
Las escenas que se desarrollan desde, prácticamente, el comienzo hasta el final son muy crudas –matizadas con pasajes de mucha belleza donde se puede ver a un Jesús trabajando de carpintero, de niño, en el sermón de la montaña rodeado de una multitud, lavándole los pies a sus discípulos, en la última cena, etc.–, y en esta crudeza se basaron para observarla como inconveniente para menores de 16 años; pero yo no hice caso a la observación y fui acompañado de mi hijo de 14. Esta restricción a la edad creo que es solamente para restarle público, no me parece que la violencia le preocupe a los censores, porque instantes antes de la exhibición se muestran avances de otro filme con fuertes escenas de lesbianismo, asesinatos, lenguaje procaz y encima anuncian que el argumento está basado en un caso real, considerando a esta apenas inconveniente para menores de 13; huelgan las palabras para tanta hipocresía.
La flagelación a que es sometido Jesús es simplemente brutal. Estas escenas algunos la consideran exageradas, tal vez no pueden concebir que haya sido así; pero quiero recordar un viejo aserto: la ficción nunca supera a la realidad; ni siquiera en este caso. Porque los espectadores están viendo una flagelación cómodamente sentados que saben es de mentira; pero imagínense por un instante aquellos que presenciaron el hecho, aunque haya sido la cuarta parte de lo que se ve en el filme, acaso no sería mucho más terrible.
Otro acierto del director es haber rodado la película en lenguas antiguas, arameo y latín. Esto le da una fuerza al trabajo de los actores y a la historia que no la tendría si hubiera estado hablada en inglés o español, posibilitando de esta manera que los diálogos se ajusten con mucha fidelidad a los textos bíblicos. También es de destacar las escenas en que aparece el demonio, algunos dicen que es una mujer pero a mí más bien parece que el personaje representa a un ser andrógino.
Mucha polémica despertó el filme antes de que se estrenara y con razón; la aprehensión, juzgamiento y posterior crucifixión de Jesús no es una historia fácil de digerir por más que hayan pasado dos milenios, y podrán pasar otros dos mil que este hecho seguirá conmoviendo el alma humana.
Hemos podido escuchar a sacerdotes de la Iglesia católica que han sido entrevistados por los medios recomendar la película, y a representantes de la colectividad judía poner sus reparos. Destacándose dos opiniones sobre todas las demás, la del papa Juan Pablo II y la del gran rabino de Roma. El primero vio el filme y al término su asistente menciona un comentario que este hizo: “Así es como ocurrió”. Por otra parte, al rabino romano no le gustó; sentenciando que esta película puede ser un retroceso en las relaciones judeo-cristianas y expresando su temor por el posible antisemitismo que pueda despertar la exhibición de la misma.
Sobre el aludido tema del antisemitismo de la película, no encuentro nada en ella. Hay que recordar que el enfrentamiento de ese entonces era de judíos contra judíos, tanto Jesús como sus doce apóstoles eran todos judíos; los fariseos, judíos creyentes, fueron los primeros en aceptar que Jesús era el Mesías, llamándose luego judíos nazarenos. Muchos grupos judíos vieron en Jesús al enviado de Dios, entre ellos los esenios y helenistas que transmitieron a las demás comunidades la nueva doctrina. Pero los saduceos, que controlaban el Sanedrín, no lo aceptan. También estaban los judíos zelotes y sicarios que mataban a los romanos y a los propios saduceos, a los cuales consideraban traidores por colaborar con los romanos.
Ahora transcribo un párrafo del libro Todos somos judíos. Las raíces judías del cristianismo, de Mario Saban, del cual he tomado algunos datos expuestos más arriba: “No hay duda, y eso se verifica muy bien en el Concilio de Jerusalén del 49-50, de que los hombres del grupo judío-nazareno (cristiano) que representaban a la ortodoxia judía eran: Jacobo Ben Zebedeo (Santiago el Mayor) muerto en el 42, y su sucesor Jacobo Ben Alfeo (Santiago el Menor) muerto en el 62. Ambos Santiagos fueron los jefes de la comunidad judeo-cristiana de la ciudad de Jerusalén. Sus muertes deben ser estudiadas no como una persecución del poder judío a los primeros cristianos, como el antisemitismo medieval ha postulado, sino como una lucha interna de partidos judíos. Los judíos nazarenos se encontraban en la oposición al poder político saduceo, es indudable que muchos de ellos eran judíos que provenían del fariseísmo y hasta del celotismo nacionalista, como Simón el Cananeo (San Simón). Como reiteradas veces vimos, los judíos saduceos perseguían a todo el conjunto del fariseísmo opositor, entre los que se encontraban los judíos nazarenos. Es por ello que la persecución antijudía nazarena de los saduceos era una represión general contra toda la masa del pueblo judío”.
Para los católicos y demás cristianos la pasión de Cristo no es novedad; a los chicos se les enseña el catecismo y toman la comunión a la edad de 8 años; también en Semana Santa se realiza el Vía Crucis en casi todos los barrios, contándose y representándose desde hace siglos cómo murió Jesús; pero esta historia sí es una novedad para personas de otros credos, de ahí puede ser que sus autoridades estén preocupadas.
Dicen que Dios todo lo ve y que sus caminos son misteriosos; quién no nos asegura que haya visto la película “Corazón valiente”, también de Mel Gibson, y pensado: “Por qué no aprovechar el cine para recordarles lo que pasó; este muchacho Mel parece bueno para contar historias”.
Por último, les vuelvo a recordar que no compren pochoclos antes de entrar a la sala, cómprenlos después. (4/2004)


Bodas de sangre

Después de las torres gemelas, 11 de setiembre de 2001, el atentado de Atocha, en Madrid, es obra de los mismos fanáticos, pero en su momento no creí que hayan actuado solos, posteriores investigaciones encontraron lazos con la eta.


Bodas de sangre

El filósofo español Julián Marías tiene una frase que pronuncia ante ciertas situaciones: “Que no quede”; y me supongo que la habrá dicho apenas enterado del resultado de los comicios llevados a cabo el pasado domingo en su país. Esta frase sintetiza o encierra toda una filosofía de vida; y significa más o menos lo siguiente: si algo tiene que pasar pues que pase, por más duro que sea.
Esta nota la comencé a escribir el 12 marzo de 2004, a horas del atentado de Madrid, y llevaba por título “ETA y Al-Qaeda, un solo corazón”; en virtud del resultado de las elecciones decidí cambiarlo, hacerle esta pequeña introducción y algún que otro agregado.
Estoy nuevamente frente a la máquina para escribir lo que siento y puedo apreciar de esta tragedia que enluta, no ya a una ciudad o un pueblo, sino al mundo entero; que expresó masivamente su pesar por las víctimas y su repudio al terrorismo.
En setiembre de 2001, después del atentado a las torres gemelas, escribí una nota con el título “El terrorismo, o barbarie, se ha globalizado”, debo decir que me equivoqué; ahora me doy cuenta de que el terrorismo ya estaba globalizado mucho antes de que apareciera en escena la palabra “globalización”.
El fenómeno llamado terrorismo se desata a finales de los ’50, siendo su apogeo las décadas del ’60 al ’70; en esos años algunos optaban por fanatizarse con los Beatles o los Rolling, otros se hacían hippies y le daban a la música sicodélica, y unos pocos, más comprometidos, optaron luchar por la liberación; consiguiendo liberar a miles de personas de sus cuerpos. Posteriormente, las grandes bandas “liberadoras” fueron desapareciendo; quedando como remanentes la “eta”, los grupos colombianos, “sendero luminoso”, hoy prácticamente diezmado, y alguno que otro más que no recuerdo; pero los más destacados que asolaron las décadas precedentes, fueron “baader” en Alemania, “brigadas rojas” en Italia, el “ira” en Irlanda, la “olp” de Palestina, los muchachos de Khadafi, Libia; en Argentina los “montoneros” y el “erp”, los “tupamaros” en Uruguay, y el “mir” en Chile.
Estos grupos, en cada país tenían una excusa distinta para justificar su actuar: en la Argentina, los militares y la vuelta de Perón; en el Uruguay, la dictadura militar; en Chile, Pinochet, acá resulta que ya estaban antes de que el dictador asumiera; en España, Franco; en Irlanda del Norte el “ira”, sangrientos como la “eta”, después de siglos de lucha seguramente desaparecieron porque se habrán olvidado del motivo de su lucha. En todos estos casos los argumentos parecían avalar la actuación de los grupos armados, pero en Alemania e Italia, ¿qué justificaba su accionar?: nada, absolutamente nada. En realidad ellos necesitan de argumentos o “coartadas”, como acaba de decir Aznar, para justificar su accionar, pero en este caso como en tantos otros no existe fin que justifique los medios que emplean.
En su momento estas bandas estaban conectadas internacionalmente y se brindaban mutuo apoyo logístico, como ser campos de entrenamiento para los camaradas, envío de armas y financiamiento para realizar las operaciones. Es famosa una foto que se publicó donde estaban dirigentes montoneros con el líder de la “olp” Yaser Arafat. También son conocidos los contactos de la “eta” con la guerrilla colombiana y uruguaya; se ha comprobado la relación de “sendero luminoso” con los terroristas que atentaron en Japón con gas sarín en el subterráneo, etc. Como vemos la conexión internacional entre los distintos grupos, en ese entonces, ya era una realidad.
Traigo a colación esto porque lo primero que escucho como máxima preocupación de los periodistas españoles, y del resto del mundo, al entrevistar a las autoridades españolas es la cuestión de si el atentado fue de “eta” o los fundamentalistas islámicos. Claro, quieren instalar en la cabeza del común que si fueron los árabes la culpa del atentado la tiene Aznar por apoyar a los EE.UU. en Irak, ergo el próximo domingo hay que votar a los socialistas “para que no nos pase más”. De lo contrario, si hubiese sido la “eta”, los votos en masa serían para el PP, porque ellos lo han combatido firmemente; de ahí la cantidad de miembros de ese partido asesinados por los etarras.
Por ahora todo parece apuntar que el múltiple atentado fue hecho por “al-qaeda”: estos lo reivindican apenas producido, en contraposición con los anteriores (Nueva York y Kenia) que tardaron meses en aceptar que lo hicieron; fue un día 11; dejaron infinidad de detalles para que se den cuenta de que son ellos y no la “eta”, tantas pistas que hacen sospechar. Por su parte, los vascos salen a decir, como nunca, que no tienen nada que ver en el asunto; pero eso sí, no condenan la brutalidad del atentado y menos condenan a los fundamentalistas, seguramente aún deben estar maravillados por el éxito del ataque. Ahora bien, si fueron los fanáticos islámicos, ¿dónde están los suicidas? Los pocos testigos dan cuenta de jóvenes que dejaban la mochila-bomba y se retiraban. Aquí no hubo inmolados, y si alguno murió habrá sido porque le detonó la carga antes de tiempo.
Por otra parte, el terrorismo no se maneja solo, tiene una formidable cobertura de prensa internacional entre los seudo intelectuales llamados “progresistas”, gente experta en dialéctica, gente experta en dar vuelta un hecho que le es totalmente desfavorable. Para estos las víctimas no importan, importan los fines, ellas son solo un “daño colateral”. Noten la dialéctica de este horroroso atentado: los cadáveres aún no se enfrían y estos ya están pasándole la factura al gobierno español; la izquierda en general, no solo la de España, está tratando por todos los medios de capitalizar este crimen, condenando por igual a Bush, Blair y Aznar.
Como expreso en párrafos anteriores, las organizaciones terroristas de distintos países estuvieron vinculadas desde sus comienzos, y hoy día lo están mucho más gracias a la tecnología de las comunicaciones; de manera que este atentado pudo haber sido conjunto: “eta/al-qaeda”, pero solo lo firma este último. Y si no fue conjunto, si fueron solo los discípulos de “Osodia” Bin Laden, también le están haciendo un favor a “eta”, sacándoles de encima el partido que más luchó contra ellos. Personalmente, creo que estos dos grupos ya hace un tiempo se han unido en secreto y que el fruto de esta boda de sangre es Atocha.
Un dato, el día anterior al atentado, 10 de marzo, el diario “La Nación” de Buenos Aires, en página 2 publica la entrevista realizada al presidente del Parlamento vasco, de visita en la Argentina, Juan María Atutxa, hombre cuestionado por sus pares debido a su negativa a expulsar de dicha legislatura a los diputados que representan el pensamiento político de “eta”; el título de la nota es más que sugerente y son palabras del entrevistado: “Cuidado con eta: cuanto más débil sea más sangrienta será”. Y si nos atenemos a una sentencia que le atribuyen a Trotsky, “si quieren saber de dónde proviene el atentado fíjense a quién le favorece” (después de las elecciones, no hay duda a quien favoreció: antes de la masacre el PSOE estaba 4 puntos abajo), veremos que el pasado 14 de marzo ganó el terror. (3/2004)

martes, 6 de diciembre de 2016

En defensa de la “puta” oligarquía, si es esto posible

Creo que la gran revolución mundial al final va a ser contra la multitud de boludos que a la esclavitud la llaman libertad, a la miseria e inseguridad progreso y a los ladrones líderes.
R.L.F.



Antes que nada una aclaración con respecto al título, por el grosero término “puta”; resulta que no hace mucho un conocidísimo dirigente argentino que no sabemos si es puntero político, piquetero, o simplemente asaltante de comisarías, además de gran partidario del gobierno que terminó en 2015, dirigente que acomodó a todos los hijos en la función pública, en una de sus tantas apariciones callejeras dijo a los medios textualmente: “Odio a la puta oligarquía”, bien resulta que en este trabajo intento razonar qué es la oligarquía, su función y si bien puede ser una meretriz como dijo ese señor, también hay que entender que él forma parte o nos lleva a otro tipo de oligarquía que resultaría mucho, muchísimo más prostituida que la que él odia tanto.
Qué es oligarquía, el DRAE nos dice: “1. Forma de gobierno en la cual el poder político es ejercido por un grupo minoritario. 2. Grupo reducido de personas que tiene poder e influencia en un determinado sector social, económico y político”. Claro que la palabra tiene un sentido peyorativo, por tanto su connotación negativa se impone sobre su explicación semántica.
¿Pero es posible desprenderse de ella, que esta desaparezca y sea posible un gobierno sin oligarquía? Me parece que no, ya que considero que si una es desplazada inmediatamente es reemplazada por otra nueva. Fíjense en el caso cubano, allí cambió completamente el poder en 1959, la vieja oligarquía cubana fue corrida por un grupo de, entonces, jóvenes “idealistas”, y como sabemos en poco tiempo ese “idealismo” desapareció junto a las ideas democráticas al instalarse en el poder Fidel Castro, estableciendo este una nueva oligarquía, mejor dicho una nomenklatura que viene a ser la oligarquía occidental pero al estilo soviético, de tono feudal o monárquico; y si bien los principales e incondicionales referentes de la “revolución” no tienen títulos como condes, duques o marqueses, tienen todos los privilegios de aquellos y más; ahí está el príncipe Tony mezclándose con el jet set internacional.
Lo que se entiende es que la oligarquía siempre va a estar, del tono que sea: popular estilo chavista, estilo soviético, liberal o conservadora. Y es lógico que así sea, porque siempre tiene que haber un poder, el vacío no existe en política. Pero ya que existe la oligarquía y es inevitable, lo que nos debería preocupar es cómo debería ser esta y quiénes deberían integrarla.
Hay un ejemplo fácil de comprender, con el que podríamos apreciar qué es y el sentido que debe tener la oligarquía. Nuestro Ejército en la guerra del Chaco fue el encargado de defender nuestra soberanía y recuperar territorios ocupados. Bien, un ejército se compone de oficialidad, suboficiales y tropa, nadie puede imaginar un ejército sin estas divisiones, de puros oficiales o pura tropa, todos se complementan y cada uno juega un papel. El rol director y planificador lo tiene la oficialidad, que a su vez tiene una dirección, el jefe de estado mayor, donde planifican el accionar, planes que luego pasan a la oficialidad, comandos de cuerpo, y esta a su vez ordenan a la tropa llevar adelante su ejecución. Claro que aquí, a diferencia de un gobierno democrático, la tropa no elige quién debe estar al frente de la oficialidad o dirección, ni quienes deben ser sus principales generales o coroneles, se supone que estos fueron elegidos por su capacidad, su profesionalismo y sobre todo su vocación. Unos pocos conduciendo a muchos.
Y trasladado al plano civil, en la paz, también tenemos una cadena de mandos, manejada por unos pocos, de arriba hacia abajo, que trabaja, o debe trabajar, para llevar adelante una administración o gobierno lo más eficaz posible en beneficio de su Nación, de sus ciudadanos. Porque un gobierno funciona en forma similar a un ejército, con otras miras por supuesto; y también sus integrantes deben ser los más calificados posibles.
La oligarquía se corrompe cuando esta se convierte en statu quo y no acepta cambios o modificaciones; cuando impera el fraude en el sistema eleccionario; cuando los puestos más relevantes se convierten en herencias familiares; cuando se deja de lado el concurso para acceder a los cargos; cuando la concentración de la producción de la riqueza queda en pocas manos, sobre todo la tierra; cuando la burocracia y las regulaciones se imponen de manera que no florezcan los nuevos emprendedores; cuando desde el Estado se monopolizan servicios y este compite con la empresa privada distorsionando su función; cuando la justicia deja de ser independiente y sirve a la política partidaria, cuando los jueces y fiscales entran por acomodo y no por méritos; cuando los legisladores son elegidos entre gallos y medianoche por el partido o padrino y no directamente por los ciudadanos convirtiéndose así en una casta privilegiada, intocable; que a su vez manipula nombramientos en la Justicia, FFAA y organismos de seguridad; y sobre todo cuando no se respetan las reglas del juego marcadas en la Constitución.
Cuando todo esto pasa, cuando la oligarquía convertida en statu quo está corrompida y no sirve a los intereses de la Nación sino a los propios es que se convierte en tiranía, aunque tenga un origen democrático (es el caso de los sucesivos gobiernos liberales de 1904 a 1936 y del Rubio de 35 años), con estos florece el crimen organizado y las corporaciones extranjeras hacen su agosto (la usura internacional, la que busca mano de obra esclava, la que depreda los recursos naturales, el capital golondrina, etc.). Una oligarquía así se convierte en una especie de mafia, transformando el Ejército de la Nación en ejército de ocupación, y las fuerzas de seguridad en seguridad personal antes que ciudadana. Esto que digo también se puede apreciar actualmente en la Venezuela chavista, y antes en nuestro país con los legionarios que gobernaron posguerra del 70, una oligarquía totalmente opuesta a la de Francia y los López, que consolidaron una República y engrandecieron la nación; y en la revolución de 1947, cuando un grupo de militares institucionalistas se levantó en contra de la partidización del Ejército, que fueron derrotados, y así el país pagó y sigue pagando un alto precio en su desarrollo económico, social y cultural, ya que la crema y nata de la sociedad en su mayoría emigró o se dejó de lado, al instaurarse la brutal oligarquía partidaria colorada que controló el país dictatorialmente por décadas, igual que los liberales de antaño.
Como ven, de la oligarquía no podemos zafar; y pienso que podríamos llegar a tener una menos nociva y prostituida si tomamos conciencia del valor que tiene la democracia, que es el único sistema que puede frenar su degeneración y autocorregirse; y que, por el contrario, con el populismo seudoprogresista se termina sometido a la peor de las oligarquías, tan opresora que ya no calificaría simplemente de “puta”, a la que habría que agregarle la madama y el proxeneta, el quilombo completo.

sábado, 26 de noviembre de 2016

FIDEL, LÍDER DE LA INVOLUCIÓN

26-11-2016 

Llorar la muerte de Fidel Castro es como llorar la muerte de Stalin, de Mao y otros conocidos dictadores, que bajo sus largos regímenes murieron millones por hambre y persecución política.
Lamentablemente los que lloran la muerte de este no se acuerdan de sus víctimas, que son miles, a ellas solo sus parientes los lloran en silencio, los que quedaron.

Nadie llora a los cubanos que murieron ahogados en el mar buscando la libertad; jóvenes, niños y mujeres que en improvisadas balsas hechas a escondidas del régimen se lanzaron a recorrer cientos de kilómetros en un mar impredecible e infestado de tiburones, ellos prefirieron la muerte directa y no la muerte en vida que les ofrecía la Revolución castro-stalinista.

Algunos de sus partidarios dicen que Fidel “derrotó al capitalismo”, seguramente esto habrá sido posible con los hoteles siete estrellas que construyó exclusivos para millonarios en las mejores playas de La Habana, exclusivas por supuesto para los turistas pero prohibidas totalmente para los oriundos; tal vez derrotó al capitalismo con los autos de alta gama que gustaba utilizar, con su ropa de primera marca, con sus “ahorros” que calculan supera a la familia real británica; con toda una nación trabajando para el Estado cubano, para la Revolución, que era él en definitiva, el rey de la isla que en vez de corona usaba un quepi; sin dudas con todo esto logró derrotar, en vida, al capitalismo salvaje que se apoya en la libertad del mercado, en la competencia y desregulaciones.

Y a sus detractores, que por estas horas están festejando al grito de “¡Cuba libre!” y dicen “muerto el perro se acabó la rabia”, etc., les recuerdo que Cuba sigue en poder de otro Castro desde hace una década y que los perros pueden morir pero el virus que la produce sigue vivo, en este caso el virus sería la ideología, que la continúan transmitiendo urbi et orbi, y que las pestes que produce son cíclicas, a veces están en retroceso y otras se manifiestan en forma más virulenta; porque la tentación totalitaria está latente en la sociedad, y esto lo saben muy bien los manipuladores de la opinión pública de ahí que busquen la profundización de la famosa “grieta” dividiendo a la opinión de manera que esta no reconozca cuáles son sus verdaderos intereses, y todos y todas se vuelven “anti”; así es como se termina apoyando y celebrando a líderes como Fidel, que no hace más que ponerles cadenas con pesadas bolas en los pies a su gente, mientras los lleva a vivir a la época feudal en pleno siglo XXI al grito de “¡Fidel… Fidel!...”; y a esta involución sus seguidores gustan en llamar “revolución”; claro, la llaman así los que no la sufren.

RLF